La expresión " ¡ A buenas horas, mangas verdes !, proviene de lo que solían comentar las gentes de Castilla allá por el siglo XIII, cuando llegaban "los soldados" de la Santa Hermandad.  Esta era una institución parecida a lo que ahora es la policía y que velaban por la protección del pueblo. Teniendo su máximo apogeo durante el reinado de los Reyes Católicos.

Los componentes de la Santa Hermandad iban vestido con un chaleco de piel que dejaban al descubierto las mangas de la camisa que era verde.

Parece que la eficacia y la rapidez no eran las principales virtudes de este cuerpo, y nunca llegaban a tiempo al lugar donde se había cometido el delito.

De ahí proviene la expresión: "¡A buenas horas, mangas verdes!"