Antiguamente, a los poetas, emperadores y generales victoriosos, se les coronabacon guirnaldas confeccionadas con hojas de laurel.

Pero si después de haber conseguido el triunfo y el reconocimiento general con la corona de laurel, lapersona dejaba de trabajar y esforzarse se decía que se "dormía en los laureles".