El reloj de la Puerta del Sol ( en el año 1909 sito en el edificio de Gobernación...ahora sede de la Comunidad Autónoma de Madrid) adquiere especial significado cada 31 de Diciembre  marcando el termino del año en curso y la llegada del siguiente, celebrando el hecho comiendo las tradicionales doce uvas.

Cuenta la tradición que en el año 1909 se produjo un excedente de uvas durante la cosecha de otoño. Así que, para celebrar el año Nuevo, se entregó gratuitamente a  las personas congregadas en la Puerta del Sol una gran cantidad de racimos de uvas.

En algún momento de la noche alguien tuvo la idea o desafió a un amigo a intentar tragarse una uva con cada una de las doce campanadas del reloj.

El reto fue aceptado y el resto de  la multitud siguió el ejemplo.

Lo que no cuenta la tradición es si todos se comieron las doce uvas o si alguien llegó a atragantarse con ellas.

Reloj de la Puerta del Sol en el año 1905

Ministerio de la Gobernación